05/08/2017

Hoy el reto del amor es escuchar con atención.

CAOS BAJO CONTROL

Era la hora de la siesta. Fui a cerrar las cortinas, preparándome para un descanso reparador...

Según corría la cortina, sentí que su peso variaba de repente. Yo, que ya estaba mirando a la cama, volví la cabeza: ¡se había desprendido la barra de la cortina!

Para ser más exactos, sólo se había desprendido de un lado, formando así un divertidísimo tobogán por el que se deslizaban las argollas antes de desprenderse con un apasionante "¡clic! ¡clic! ¡clic!..."

Lo que me faltaba. No sólo tendría que arreglar la barra, sino que tendría que volver a montar la cortina...

Rápidamente puse una pinza bloqueando la salida de anillas y resolviendo temporalmente el problema.

-¡No hay manera! -comentaba después- Haga lo que haga, mi celda siempre parece una reproducción del Tártaro, el reino del caos...

Cuando llegué por la noche... ¡estaba todo arreglado! ¡Israel y Joane habían colocado mi cortina!

El Señor me hizo ver con este gesto de mis hermanas que Él está siempre atento a cada uno de nosotros. Cristo era capaz de ver que la gente que le seguía estaba cansada, o que necesitaban que alguien les diese de comer... ¡el Señor está pendiente de todo! Y así, en nuestro día a día, descubrimos fácilmente su Mano en pequeños detalles.

Y, si nosotros tenemos que amar con su amor... ¡habrá que pedirle que nos haga detallistas! Porque hay muchas veces que, un pequeño comentario que nos hace quien está a nuestro lado, puede esconder una necesidad; es decir, ¡una oportunidad para amar!

Hoy el reto del amor es escuchar con atención. Pídele al Señor que te abra el oído para descubrir una necesidad de ese compañero, o de tu esposo, o de tu hija... Sin que lleguen a pedírtelo, sorpréndeles haciéndolo: quitar el lavavajillas, vaciar su papelera, ¡o arreglar la cortina!... El Señor desea amar contigo en un detalle pequeño, ¡descubre el momento! ¡Feliz día!


VIVE DE CRISTO

Sem comentários:

Enviar um comentário